Los Picos de Europa english

Los Picos: reyes de la montaña cantábrica

926 lo guardaron
Print Friendly

Los Picos de Europa, Parque Nacional, hacen honor a su nombre y son por altura y espectacularidad uno de los más bellos parajes del continente. El paisaje es abrumadoramente cárstico, e incluye desfiladeros y gargantas, ríos y valles inmaculados y grandes masas forestales autóctonas.

Los Picos, como se les conoce habitualmente, albergan también una inusual densidad de fauna salvaje y flora, subalpina por encima de los 1.600 metros. Por debajo de esta cota encontramos bosques de hayas y majadas de ensueño. Por el medio también está la cultura del hombre de media y alta montaña, que habita núcleos rurales pequeños y hospitalarios y que vive de la agroganadería en perfecta armonía con el medio. La regulación medioambiental de este entorno humano y natural viene dada por un plan gestor exclusivo para este Parque Nacional.

Esta gran formación de caliza se extiende aproximadamente 40 Km. de largo (este-oeste) y unos 20 Km. de ancho (norte-sur). Su constitución la obliga a someterse continuamente a la erosión exigente de la lluvia y las nieves, que hacen mella en su costitución y escavan profundas simas muy atractivas en el mundo de la espeleología. Algunas llegan a alcanzar los 1.400 metros de profundidad.

Los tres macizos: Cornión, Urrieles y Andara

Morfológicamente encontramos en Los Picos tres macizos claramente diferenciados: El macizo occidental (El Cornión), el macizo central (Los Urrieles), y el macizo oriental (Andara). Quedan delimitados físicamente por los desfiladeros de los ríos salmoneros Sella, Cares, Duje y Deva. El macizo occidental, con su cota más alta, Peña Santa de Castilla (2.596m), es el más grande y más variado de los tres, y es particularmente apropiado para el senderismo. En este macizo están situados Los lagos de Enol y Ercina, y muy cerca el área de Buferrera, el centro de interpretación medioambiental del Parque Nacional de los Picos de Europa. La forma más sencilla de acercarse a él es desde la localidad de Covadonga, ascendiendo por una carretera local y sinuosa hasta los famosos lagos, 12 kilómetros más arriba, de donde parten un buen número de rutas recomendadas para todos los públicos. Conviene indicar que el final del verano y principios del otoño, así como la primavera suelen ser los mejores momentos para una caminata de este tipo, ya que ni es excesivo el calor ni la presencia de excursionistas.

El macizo central es él más deshabitado, en él encontramos el punto más alto de los tres macizos y del norte de España: Torre Cerredo (2,648m.) EL límite con el macizo occidental lo dibuja la famosa y espectacular ruta que discurre por el desfiladero del Cares. Bulnes el último pueblo de Asturias sin comunicación externa, también se encuentra en este macizo y siempre fue paso obligado para los alpinistas de camino al Picu Urriellu o Naranjo de Bulnes (2.519m), uno de los mayores retos para los escaladores nacionales e internacionales por sus extremas parades verticales. El pueblo que da su nombre al singular Naranjo estuvo comunicado con el resto del concejo de Cabrales por un camino de mulas, pero recientemente fue inaugurado un tren funicular hasta el pueblo, acompañado de un buen número de polémicas, que venía a romper drásticamente el aislamiento de la aldea. El acceso al punto norte del desfiladero del Cares y Bulnes es vía Poncebos, a escasos kilómetros de la localidad de Arenas de Cabrales.

A la cara sur de los Picos de Europa se llega desde Potes, en Cantabria, y Posada de Valdeón, en León. Desde Potes se puede ir hasta Fuente Dé y coger el teleférico hasta una altitud de 1.800m. En toda la zona ésta es la manera más fácil de ganar altura rápidamente para excursiones de un carácter más alpino. Posada de Valdeón está situada en el punto sur del desfiladero del Cares, después del pueblo de Caín.


Dada la infinidad de rutas y objetivos particulares de los senderistas detallaremos aquí dos posibles visitas con garantías a los Picos de Europa. La época recomendable en todos los casos es de junio a octubre con lo que evitamos de mano la presencia de nieve y condiciones climatológicas adversas.

De Sotres a la falda del Naranjo

Se trata sin duda de una de las rutas más atractivas de los Picos de Europa, pasando por dos refugios, el refugio de la Terenosa y el refugio de Vega de Urriellu, en la base del Naranjo de Bulnes.

Poco antes de llegar a la localidad de Sotres parte la pista que sube a Aliva. Seguimos por ella unos 200 m. hasta unas cabañas dispersas en la ladera por la que desciende al Duje. Desde aquí bajamos hasta el río y cruzamos un puente de piedra (860 m.) para tomar la senda que asciende por la ladera opuesta hasta el Collado Pandébano. Nos encontramos en plena majada pastoril, donde los rebaños se alimentan cuando llega el buen tiempo. El recorrido es agradable y sin fuertes pendientes, discurriendo al principio a la sombra de un bosque de hayas y después a través de los prados que coronan el Collado.

Un poco antes de llegar a lo alto, se encuentran unas cabañas a la derecha. Es aconsejable seguir el sendero que pasa por ellas, más cómodo que otras sendas que ha dejado el ganado.

Desde el Collado Pandébano (1.212 m. desde que partiéramos de Sotres) seguimos hacia el refugio de la Terenosa. Cruzamos el amplio rellano del Collado en dirección SO. Nos topamos enseguida con una senda que conduce hasta la majada de la Terenosa, donde se encuentra el refugio (1.315m). Y sólo nos resta, después de hacer una pausa, coger por último un camino bien visible que nos conduce hasta la impresionable falda del mítico Naranjo. En realidad llevamos bastante tiempo acercándonos a la gran peña, la vemos cerca y a la vez lejos; mientras caminamos, cuando llegamos a tocar el Picu Urriellu la prueba ha sido superada y el rigor y elegancia de este pico nos deja impresionados cuanto más cerca.

Para volver a Sotres sólo hay que desandar lo andado por el mismo camino.

Más información: www.desdecabrales.com

Excursión a Vega Redonda y Mirador de Ordiales

El refugio de Vega Redonda es un clásico del alojamiento para montañeros y aficionados a la naturaleza. Es un espacio moderno, amplio y muy acogedor. Se sirven comidas y hay mantas en las habitaciones. La Guardia Civil de Cangas siempre ha tenido la amabilidad de facilitar un teléfono actualizado del refugio. Pero a Vega Redonda se puede ir y volver en un mismo día, incluyendo la ruta posterior hasta el impresionante Mirador de Ordiales que a más de uno dejará boquiabierto.

Es una excursión fácil e ideal para los niños. Tiene un desnivel aceptable (alrededor de 500 m) sin grandes pendientes, toda ella va por buen camino, sin ningún tipo de complicación ni posibilidades de pérdida.

Desde Covadonga se sube por carretera hasta una curva en la que se avista el primer lago, el Lago Enol, inmediatamente después la carretera gira a la izquierda y empieza a bajar, a nuestra derecha se abre una pista que sale del mismo cambio de rasante, es perfectamente transitable por todo tipo de vehículos hasta un aparcamiento situado cerca del Mirador del Rey. Desde allí comienza una pista ancha que acabará convirtiéndose en sendero pero que en todo momento está bien marcada y nos conducirá sin problemas hasta el refugio. Dos horas de camino más en medio de un paisaje auténticamente de media montaña, con tramos de exhuberante vegetación.

Llegamos al antiguo refugio, unos centenares de metros detrás del actual, de ahí parte el sendero al Mirador de Ordiales, que bordea las grandes peñas y después zigzaguea al adentrarse en un canal con una pendiente considerable. A partir de ese momento el camino sigue siendo largo pero ya no quedan subidas de mención. Llegamos al refugio de Icona y avanzamos por una explanada en suave pendiente hacia el borde del acantilado, donde el fundador del Parque, Pedro Pindal, está enterrado.

Nos encontramos sobre el valle de Amieva y la caminata bien ha merecido la pena.

Reportaje fotográfico de Anda Conmigo

Texto: © Ramón Molleda para desdeasturias.com

Información de interés

Para llegar a Fuente Dé:
En la localidad de Unquera, justo en el extremo más oriental del Principado, tomaremos la desviación hacia Potes. Una vez en Potes seguimos por la carretera que conduce a Espinama y Fuente Dé. Desde la central de autobuses de Santander podemos pagar billeta hasta el mismo Fuente Dé. Aunque esto sólo es posible en verano, pues en invierno terminan su trayecto en Potes.

Para llegar a Sotres:
Desde Cantabria: Coger en Unquera la desviación hacia Panes. Una vez en Panes desviarse hacia Arenas de Cabrales desde donde parte la carretera a Poncebos. Desde Poncebos podemos tomar la carretera a Sotres.
Desde Asturias: Desde Cangas de Onís, tomando la carretera comarcal que nos lleva a Benia y que continúa hasta Arenas de Cabrales. De ahí, como ya se dijo, a Poncebos y a Sotres.
Desde Posada de Llanes: En la Localidad llanisca de Posada tomamos la carretera que conduce al Alto de Ortiguero. Allí existe un cruce con la carretera que comunica Cangas de Onís y Arenas de Cabrales. Cogemos la dirección a Arenas-Poncebos-Sotres

Para llegar a Los Lagos de Covadonga:
Ir a Cangas de Onís, de ahí parte la carretera dirección al Santuario de Covadonga a menos de 10 kilómetros. Desde Covadonga cogemos la carretera que sube a los Lagos. Todo está perfectamente indicado.
Coordenadas
Latitud: 43.2331963
Longitud: -4.8628235

Danos tu valoración
No hay votos.
Please wait...